Shinichirô Watanabe desvela su nuevo proyecto



OMR Madrid - 28/12/2016 19:29 h

Nota: Esta noticia es una broma para el Día de los Inocentes de 2016. Pero, ¿a que molaría que fuese real?

Shinichirô Watanabe es, sin duda alguna, una de las figuras más reconocidas y talentosas de la industria del anime del siglo XXI. El también llamado Stanley Kubrick de la animación, que convierte en obra maestra todo lo que alcanza su portentosa mirada, ha decidido hoy compartir con algunos medios un atisbo de su siguiente proyecto.

Watanabe, foto de archivo

Pocos éramos los elegidos. El sr. Watanabe había sido estricto con sus condiciones: solamente siete medios podían ser los conocedores de la noticia. Uno en japonés, otro en inglés, otro en francés, otro en alemán, otro en ruso, otro en italiano y otro en castellano. Cuando nos llegó el correo del estudio Bones invitándonos a un streaming privado con el que anunciarían la exclusiva, en el cuartel general de OMR se armó la de Dios. Era todo un privilegio haber sido elegidos para ser los primeros conocedores de habla española de lo que seguro será el próximo bombazo de la animación japonesa.

Llegada la hora H, enchufamos la pantalla a nuestro monitor 4K y recomodándonos en nuestras butacas para ocasiones especiales y visitas de altos mandatarios nos dispusimos a digerir todo lo que el gran director quisiese darnos de comer.

El evento duró escasos cinco minutos. El hombre más importante del momento apareció totalmente serio, delante de un fondo blanco y con las gafas de sol con las que sale en todas las fotos. Después de agradecernos la asistencia y el interés en su proyecto, compartió con nosotros su visión.

El sr. Watanabe nos relató que su proyecto seguía con la tradición de sus tres grandes “animes de contraste“, como él los llamó: Cowboy Bebop, Samurai Champloo y Space Dandy. En ellos, contó, cogía uno de los géneros de sus películas favoritas de su infancia y lo reproducía, pero siguiendo una temática aparentemente incompatible con ellos. En Cowboy Bebop cogió el western espacial y lo mezcló con el oscuro ambiente del existencialismo y el blues. En Samurai Champloo, se apoderó de las películas de samurais y las reprodujo bajo el cristal del las subculturas urbanas y el hip-hop, y en Space Dandy agarró la ciencia ficción pulp y la trasladó al ámbito de la cultura pop posmoderna, la metafísica y la psicodelia.

Y esos contrastes, esa unión de lo incompatible, los ha querido repetir una vez más. Su nuevo proyecto combinará el cine clásico de yakuza, el ambiente de la Guerra Fría y el mundo del swing (el género musical, no lo otro). El nombre elegido ha sido Gunmetal Jitterbug.

El director citó que sería una historia de viajes y encuentros, como Samurai Champloo, en la que se tratarán temas como el hedonismo, el mundo de la noche, los excesos, la violencia y la crisis humana, siempre mezclados con las referencias, guiños posmodernos y cosas raras porque sí que tanto gustan a Watanabe.

Bounty Tristantzara es un desubicado marine del ejército de los Estados Unidos destinado en la base aérea de Okinawa, durante la década de 1950. Fue uno de los tripulantes del Enola Gay, el avión que soltó la bomba atómica en la Segunda Guerra Mundial, y debido al trauma que le costó su temperamento es inestable. Por eso, cuando su unidad intercepta al contacto soviético Igor Shostakovich y le arrebata unos documentos sobre armas nucleares, a Bounty se le cruzan los cables, asesina a sus compañeros y huye a Osaka con los planos. Sin saber qué hacer con ellos, visita una noche a Omyobu, una mata hari de la clase criminal japonesa, con objeto de vendérselos. La seductriz le traiciona y huye con ellos, sin darle el dinero. Bounty, cada vez más desesperado, se alía con el estoico yakuza manco Ryuga, bajo la promesa de darle el 90% del valor de los planos, y comienza un alocado viaje por todo Japón siguiendo la pista de Omyobu y conociendo a pintorescos y carismáticos criminales, espías y justicieros. Sin sospechar que la CIA y la KGB andan detrás de ellos, además.

Tras esta breve sinopsis, el siempre visionario e impredecible Watanabe nos reveló que el anime se compondrá de 24 episodios y que contará con una magistral banda sonora basada en el electro-swing, el rockabilly y el big band, con escenas de tiroteos y movimientos inspirados en los bailes jazzísticos; y además mostrará una estética de escenarios y personajes cercana al art déco y el mundo del tatuaje, en la que no faltarán glamurosas salas de fiestas, decadentes habitaciones de hoteles y night clubs llenos de humo.

El opening será Gimme That Swing, de Cissie Redgwyck, y el ending general será Fly With Me, del famoso DJ Okawari y Woong San. Aunque puede que haya endings alternativos para episodios específicos.

De momento están confirmados los siguientes actores de doblaje (no, Kana Hanazawa no está):

  • Junichi Suwabe como Bounty Tristantzara, un ex-marine americano con PTSD y debilidad por el whisky japonés, las mujeres dominantes y el jazz.
  • Masaya Onosaka como “Ryuga” Tohsuke Nejibana, un yakuza al que le falta el brazo derecho, de carácter serio y estoico pero con un sentido del humor muy negro cuando le da.
  • Mie Sonozaki como “Omyobu” Chieko Kiritsubo, una espía y seductriz de carácter refinado que consigue dinero para sus caprichos a base de robos, extorsiones, ventas y sexo.
  • Kenjirou Tsuda como Igor Shostakovich, un intelectual agente de la KGB que pretende dedicarse a componer música tras retirarse, inmune al pentotal sódico.
  • Saori Hayami como “Kokkoi” Haruma Nejibana, la hermana pequeña de Ryuga con un don para los juegos de azar y los contactos, el baile y la pintura.
  • Kenichirou Matsuda como Mayor Cliff Montgomery, el militar encargado de recuperar los planos robados y asesinar a todos los implicados en el crimen.

El propio Watanabe se encargará de dirigir la serie, cuya animación ha vuelto a confiar a Bones. Junto a él tendrá como ayudante a Sayo Yamamoto (Michiko to Hatchin, Yuri on Ice), con quien trabajó en Lupin III: The Woman called Fujiko Mine y confía de nuevo para elaborar su nueva historia de criminales y jazz.  También contará de nuevo con la colaboración de Kiyotaka Oshiyama (Space Dandy, Flip Flappers).

Nuestros dieses si acaba siendo parecido a éstos

Aunque aún no sabemos la fecha de salida de Gunmetal Jitterbug, confiamos en que pronto podamos disfrutar de su alocada historia, sus carismáticos personajes y su fabulosa estética y banda sonora. Porque, ¿cuando ha decepcionado Shinichirô Watanabe? Nunca. NUNCA, os digo. JAMÁS.

Deja un comentario