Serie: Comparativas Kalos-Francia (VIII) – Ciudad Témpera



OMR Madrid - 24/02/2014 19:49 h

670px-Pokemon_X_and_Y_Header

Hemos llegado más allá de la mitad de comparativas, y por lo tanto toca despedirse del mar kalosiano. Soy Elzhevir, y ya sabéis que este artículo es el octavo en la serie semanal dedicada a investigar las similitudes entre Kalos, la región donde transcurren las aventuras de los entrenadores en Pokémon X e Y, y el país de Francia, en el que está basado por completo: absolutamente todos los lugares de Kalos son contrapartidas de enclaves reales del país galo, y en cada una de estas entregas analizo una ciudad o ruta.

Con esta entrada que estáis leyendo ahora nos despedimos del Kalos costero, ya que hoy vamos a analizar la última ciudad de Kalos bañada por el mar (que no de las francesas: como veremos, la versión real de Ciudad Romantis también da al Atlántico) que nuestros entrenadores visitan en su viaje. Hablo de Ciudad Témpera, el puerto de Kalos y sede del cuarto gimnasio.

temperamapa

Lo que realmente llama la atención de esta ciudad es su construcción en dos partes, única en todos los juegos de Pokémon hasta la fecha. Podemos dividir la ciudad en dos partes, al igual que con ciudad Yantra: Por un lado tenemos la ciudad baja, al nivel del mar, dotada de un puerto (el único en todo Kalos), un mercadillo y el hotel de turno, reconocible por su tejado marrón (como todos los demás en el país). Esta parte está conectada a la Ruta 12 y a la Bahía Azul hacia la izda. En cambio, si cogemos el monorraíl, nos llevará a la ciudad alta, dotada de toda la zona residencial, el gimnasio y la conexión al Sur que nos lleva a la Ruta 13 (la primera del Kalos montañés), la central eléctrica y a Ciudad Luminalia. Y la llamo ciudad alta ya que si llevamos a nuestro personaje al banco de más al Norte, podremos ver el puerto hacia abajo a lo lejos, como si estuviese sobre un cerro.

Esta construcción separando ciudad baja y ciudad alta tiene su porqué, dado que la versión real de Ciudad Témpera también está formada de esta curiosa manera, entre mar y montaña.

Lehavre

La ciudad y comuna de Le Havre (pronunciado ‘lavr‘, no ‘leavre‘ o ‘lejavre‘), perteneciente a la región de Seine-Maritime del departamento de Alta Normandía (Haute-Normandie), está ubicada en la desembocadura del río Sena, y por lo tanto es considerada históricamente como el puerto de París (Le Havre significa «El Puerto» en francés antiguo).

Siendo la ciudad más poblada de Normandía y el segundo puerto más importante del país tras Marsella (véase la primera entrega), la villa de Le Havre fue fundada en 1517 por el rey Francisco I, a quien ya conocimos en Fontainebleau y Blois por la construcción de sus magníficos castillos palaciegos, para una mejor protección del Canal de la Mancha contra sus acérrimos enemigos, los ingleses. Es la sede oficial de la flota militar francesa desde su fundación y ya prometía como puerto comercial desde la colonización francesa de América. También es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura urbanísitica francesa, una escuela que proliferó mucho en EEUU debido al famoso urbanista del siglo XVIII Pierre l’Enfant, el arquitecto de Washington DC.

Tras un período funesto durante la Revolución, el siglo XIX fue la edad de oro del Havre: La industrialización, la creación de vías ferroviarias y el auge de la economía portuaria fueron los responsables. Más adelante, en las dos guerras mundiales, Le Havre, como punto estratégico, acabó muy mal parado, pero la rápida reconstrucción y respeto por la arquitectura original la han convertido en la ciudad que es ahora.

havrealtogif

Y ahora es cuando entran en juego las comparaciones. Si miramos algún mapa físico de Le Havre, nos llamará la atención el hecho de que se trata de una ciudad construida a dos alturas. Esto es debido a que, para su construcción, Francisco I mandó drenar las marismas de la desembocadura del Sena para poder ubicar el puerto militar defendiendo la entrada a París. Y debido a que el delta formaba acantilados con la tierra cercana, con la expansión de la ciudad a través de los siglos, se ha ido apropiando no solo del delta, sino que también de las alturas. Al igual que Ciudad Témpera, Le Havre está construido entre el mar y la montaña, dividida en ciudad alta y ciudad baja.

havrebajogif

La ciudad baja de Le Havre, pegada tanto al río como al mar, fue destruida por completo durante la Segunda Gran Guerra, así que a partir del año 1945 el gobierno decidió reconstruirla por completo, respetando la arquitectura original. Consta de los barrios del puerto, los barrios comerciales, el casco viejo reconstruido y un distrito moderno de arquitectura vanguardista, ante todo residencial. Como vemos, es similar a la ciudad baja de Ciudad Témpera, en la que podemos encontrar el puerto, un mercadillo (comercial), y hotel (turístico).

temperapuerto

En cambio, en la ciudad alta de la ciudad gala existen ante todo parques, barrios residenciales acomodados y distritos financieros modernos. Análogamente, sobre la montaña de Ciudad Témpera está la zona residencial y el centro Pokémon (finanzas y curación). Además, esta parte de la ciudad está más vinculada a la naturaleza, por el mirador y el gimnasio de tipo planta (parque).

temperaalto

No hay que ser un lince para darse cuenta de las similitudes, ¿verdad?

Como punto a comentar, cerca de Ciudad Témpera encontramos la Bahía Azul, una vasta extensión del mar kalosiano que rodea una serie de islitas, siendo la más destacada un atolón rocoso ubicado en el pleno centro, en el que nuestro entrenador podrá entrar a la Cueva Talasia. Le Havre da al Canal de la Mancha, el brazo de mar entre el Reino Unido y el continente, que baña en forma de golfo la costa francesa. Las islitas pueden ser una referncia a las Islas del Canal o Îles de la Manche, y la isla Talasia puede referirse a la Isla de Jersey, la mayor de ellas. Allí se encontraron restos de recintos sagrados de los celtas en honor al mar, supuestamente. Como curiosidad, el nombre de Talasia puede venir de Talasa, que según los mitos griegos preolímpicos era una personificación divina de las aguas del mar. La relación está clara, ¿no?

bahiaazul

En fin, he analizado todo lo posible sobre los últimos recovecos del Kalos costero. Con algo de pena, pero con resolución también, le decimos adiós al mar para darle la bienvenida en la próxima entrega a la gran urbe: Ciudad Luminalia (¡al fin!). Espero que os guste tanto como os hayan podido gustar las comparativas hasta ahora, y ya sabéis, si queréis compartir algo al respecto, ponédmelo en los comentarios. ¡Au revoir!

(Para los rezagados: El resto de comparativas)

Deja un comentario