[Review] Mass Effect



OMR Madrid - 18/04/2014 16:24 h

mass-effect-trilogy-header

Artículo dedicado a mi amigo Mack

Hace bien poco que nuestro compañero Ivrael estrenó la sección de revistas (o ‘reviews’) de juegos clásicos o juegos con algunos añitos a sus espaldas con el magnífico LoZ Majora’s Mask. Hoy me sumo con la revista de uno de los juegos que más huella me han dejado de los últimos tiempos. Soy Elzhevir, y voy a hablar un rato sobre el Mass Effect original.

Desde su creación, los videojuegos han despertado un gran abanico de sentimientos, desde abyección a adicción. Es indudable que jugar (y me refiero a jugar a un juego de calidad) nos inunda a los amantes de esta actividad con sensaciones indescriptibles. ¿Quién no se ha enfadado, ha llorado o se ha identificado con algún personaje alguna vez? Pero siempre faltó algo, sobre todo en los juegos de rol, algo que no llegaba a cuajar del todo. Nos dan una historia predefinida siempre, con todos los pasos calculados al milímetro, que hemos de seguir como si de un libro o película se tratase. Pero, al contrario que en las anteriores formas de ocio, en el juego ENCARNAMOS al protagonista, y por lo tanto, siempre nos quedará la sombra sobre el alma de: ‘A mí me hubiese gustado que Link degollase a Tingle por pesado‘ o ‘Si yo hubiese sido el Príncipe, no hubiese tocado ese botón y hubiera llegado a Farah con más facilidad’. Si nosotros SOMOS el protagonista, ¿por qué no podemos SERLO?

Mass Effect es uno de los juegos que rompe con esa barrera. Aquí nosotros somos de verdad el protagonista. La historia sigue siguiendo unas pautas predefinidas, pero podemos alterarlas a nuestro gusto. Este juego fue uno de los pocos que de verdad cometió el atrevimiento de llegar más allá y conseguir que el jugón comparta las penurias y alegrías de sus personajes como si él mismo estuviese metido en todo, y desde entonces muchos títulos han seguido su ejemplo: La escuela Mass Effect cada vez prolifera más en el mundillo. Por lo tanto, por mucho que este juego del que estoy hablando no comparta las características de los RPG’s más puros, es uno de los pocos que se han ganado (a mi parecer) el título de juego de rol.

Después de esta pequeña reflexión, me gustaría hablar sobre el juego en sí.

Mass Effect nos es presentado como un juego de fantasía futurística ambientado en el siglo que viene, el XXII. ¿El contexto? la humanidad ha descubierto las bases físicas para el viaje interestelar casi instantáneo gracias al llamado Efecto de Masa, y encuentra la tecnología suficiente para llevarlo a cabo gracias a unos yacimientos de una poderosa civilización alienígena extinta hace milenios, los Proteanos. A los humanos no les falta tiempo para explorar zonas de la galaxia antes inaccesibles y entablan contacto con el resto de las especies que conviven en la Via Láctea. Por lo tanto, la humanidad empieza a imitarles, a establecer colonias en planetas lejanos y a intentar llevar una vida activa junto al ellos, que contemplan a los humanos con cierto recelo.

consejociudadela
Los (odiosos) gobernantes de la galaxia.

Y es a partir de este punto donde empiezan los hechos desarrollados en el juego. El jugador entrará en la piel del comandante Shepard, un personaje que creará desde cero. Podemos elegir su sexo, su aspecto y su voz entre una impresionante variedad de combinaciones, existiendo un lote predeterminado para los jugones puristas o poco creativos. A continuación nos ofrecerán elegir el tipo de soldado que será. Hay tres tipos básicos de poderes: El poder militar (lo que viene siendo la ofensiva clásica y magias basadas en el tipo de arma que usemos), el poder biótico (habilidades mágicas basadas en la alteración de las leyes de la física y la biología del enemigo) y el poder mecánico (habilidades basadas en electrónica y en el uso de artefactos sintéticos), y cada una de los arquetipos militares que nos ofrecen dominará o no en grados distintos de maestría alguna de estas disciplinas. La elección será cuestión de las preferencias del jugador.

También podremos elegir el historial civil y militar de Shepard entre tres posibilidades, que sentará las bases para su perfil psicológico. Fundamentado en dos polos, la Virtud y la Rebeldía, la toma de según qué decisiones hará que en la personalidad y la reputación de nuestro protagonista aflore uno de ellos (o los dos, mediante la intervención de bugs), y que la gente le trate de una manera u otra y que la historia tome caminos más o menos turbulentos. Recordemos que en este juego nosotros SOMOS Shepard.

pararenshep
¿Rebeldía o Virtud?

Un Shepard virtuoso es respetado y admirado por la mayoría de personajes y se gana el afecto de sus compañeros rápidamente, pero a la vez limita las posibilidades de libertad, al estar siempre atado por la ley, la prudencia y los remordimientos. En cambio, un Shepard rebelde sigue la filosofía de ‘el fin justifica los medios’. Tiene relaciones tensas con el resto de PNJ’s (sobre todo con los alienígenas), pero muchísima más libertad de juego, al poder emprender misiones de dudosa legalidad y poder hacer todos los trapicheos y chanchullos posibles para llegar a sus objetivos más rápidamente. Aparte, el  Shepard virtuoso hablará en nombre de la galaxia, pero el Shepard rebelde representará tan sólo a los humanos.

Obviamente, se puede ir alternando la Virtud y la Rebeldía para según qué situaciones y que la evolución psicológica discurra de forma equilibrada, aunque hay algo a tener en cuenta: Más adelante en el juego, la elección de Rebeldía o Virtud acarreará consecuencias que afectarán a toda la galaxia, así que cada vez que el jugador decida algo, el juego transcurrirá de manera distinta. Es por este tipo de aspectos por lo que considero a Mass Effect no RPG, sino rol puro.

mapagalaxia
Lugares visitables en Mass Effect

Después de crear a nuestro personaje podemos empezar a jugar. Mass Effect sigue una historia por misiones (tanto principales como secundarias) en un mundo semiabierto: Podremos viajar al rincón de la Via Láctea que nos apetezca, pero hay que tener en cuenta que los sectores visitables de los planetas son limitados. Tenemos como centro de mando la nave SSV Normandía, que hará las veces de transporte y de hogar. Al abrir en cubierta el mapa de la galaxia elegiremos la nebulosa a la querremos ir, y de ahí al sistema estelar que nos concierna. En cada sistema hay un planeta visitable junto con otros que se pueden inspeccionar desde la nave para encontrar yacimientos de minerales o gases, restos de batallas o asentamientos. Cada uno de estos descubrimientos nos reportará dinero y contriburá para el correcto cumplimiento de misiones secundarias.

En un principio, la historia empieza con Shepard inmerso en una misión rutinaria en la primera colonia humana, Eden Prime -antiguo hogar de los extintos Proteanos-, pero después de las fatales consecuencias desencadenadas en ésta, la importancia de nuestro comandante para el futuro de la galaxia subirá de manera vertiginosa, siendo prácticamente la única persona que podrá salvarla.

squadme1gif

A pesar de todas las adversidades, nuestro comandante Shepard no estará solo. Contará con la inestimable ayuda de un selecto pelotón compuesto por personajes de varias especies y habilidades y personalidades distintas y definidas:

  • La jefa Ashley Williams, una soldado que bien puede recitarte una poesía y un segundo después colarte una bala entre ceja y ceja si así lo ve adecuado.
  • El teniente Kaidan Alenko, un hombre aquejado de múltiples dolores que son los que le permiten dominar poderes bióticos y mecánicos.
  • La enamoradiza Liara T’soni, doctora asari en arqueología y ducha en herramientas bióticas (O la amas o la odias: No hay término medio).
  • El valiente Garrus Vakarian, un honorable agente turiano sin tacha ninguna, experto en armas y electrónica y posiblemente el personaje favorito de la mayoría de la parroquia.
  • El gran krogan Wrex, lacónico y huraño, con suma maestría para poderes defensivos y reventar cráneos.
  • La joven Tali, una mordaz nómada quariana experta en poderes mecánicos y pirateos. Le encanta hablar.

En cada desembarco de la Normandía (BADUM-TSS!), Shepard sólo podrá ser asistido por dos compañeros, por lo que el factor estratégico es importante para según qué desafío sea el que nos concierna: si nos enfrentamos a enemigos sintéticos, la disciplina mecánica es la mejor opción, mientras que si son orgánicos, los poderes bióticos serán de más ayuda. También habrá que tener en cuenta que los poderes defensivos suelen ser bióticos mientras que en muchas ocasiones los mecánicos nos ayudarán a piratear CPU’s o analizar datos de computadoras. En caso de duda, un equipo mixto suele ser lo óptimo.

Salvando su utilidad en combate, durante las misiones de diplomacia o de persuasión cada compañero nos dará su punto de vista sobre la situación en el caso de que el jugador dude sobre qué elección tomar. Si alguno de ellos es Ashley, Kaidan o Liara, la decisión que tomemos también afectará en la relación con esos personajes, ya que esos tres son posibles intereses románticos de Shepard.

liara1
Liara, interés romántico de mucho/as.

Así es. El aspecto de rol en Mass Effect es tan intenso que una buena relación con cualquiera de ellos puede desembocar en una relación romántica (según el sexo de nuestro Shepard). Como dije antes, la Normandía es un hogar donde convive una gran tripulación. Shepard puede detenerse a hablar con cualquiera de los compañeros durante el tiempo entre misiones y conocerles mejor. Mientras que Garrus, Wrex y Tali (al igual que otros miembros de la tripulación) nos hablarán sobre su pasado y sobre su pueblo, aparte de ofrecernos misiones relacionadas con ello, cuanto más hablemos con Ashley, Kaidan y Liara mejor relación tendrán con el protagonista, y si hemos elegido las conversaciones y la psicología correctas, antes de la misión final Shepard y su interés romántico tendrán un encuentro íntimo.

Volviendo al combate, su desarrollo es más típico de los FPS. Aparte de poder elegir arma (fusil, escopeta, pistola y rifle de francotirador), se podrán utilizar “magias” bióticas y mecánicas que tendrán un tiempo de recarga antes de poder volverlas a utilizar. La munición es infinita, pero las armas se pueden sobrecalentar si se usan repetidamente. Como es tipico en el género, Shepard puede dar órdenes a los compañeros, aunque de vez en cuando salta un bug que hace que no obedezcan como deberían.

Un aspecto interesante del combate es también el sistema de experiencia y de personalización. Cuando se alcanza un nuevo nivel, podremos mejorar la disciplina de Shepard y de los compañeros en el manejo de un arma, de una habilidad biótica o mecánica, la armadura, la salud o las estadísticas. Al principio nos darán las disciplinas generales del tipo de soldado que elegimos inicialmente para Shepard, pero después de cumplir cierta misión podremos “especializarle” y desbloquear una o dos nuevas disciplinas que tendrán que ver con su especialidad (defensa, manejo de las armas, camuflaje, etc).

personalización
El sistema de mejora

En cuanto a la personalización, existe una gran variedad de tipos de armas y armaduras desarrolladas por distintas compañías o corporativas, de las cuales los productos de cada una estarán más focalizados en puntería, recalentamiento, poder ofensivo, escudos, etc. Aparte, existen los llamados chips de mejora, que se pueden asignar a las armas y armaduras para producir distintos efectos, como una armadura que vaya curando paulatinamente a su portador o un arma con balas incandescentes o radiactivas. Las combinaciones ideales variarán según el estilo de juego de cada uno.

El movimiento es libre dentro de los sectores visitables de cada planeta, y se puede hablar con casi cualquier PNJ neutral que nos encontremos, algunos de ellos hasta nos ofrecerán misiones. En los asentamientos suele haber también tiendas de armas, armaduras o chips de mejora, pero casi todo lo útil se encontrará en cajas desperdigadas por la galaxia, hasta en sitios deshabitados.

feros
Feros. Debajo de las nubes se esconde ‘algo’.

En las zonas más amplias o abiertas (como en el caso de las exploraciones planetarias) el grupo irá montado en el Mako, un transporte todoterreno experto en dar vueltas de campana y posiblemente el mejor medio para hacer cafrerías en Mass Effect. Es un vehículo de manejo tan irregular y con tantos defectos y bugs que afloran en el momento más inadecuado que los memes y chistes sobre él que hay por internet se cuentan por miles. Sobre todo en planetas montañosos, en los que atravesar la montaña a una velocidad de 1m/s con una pendiente de más de 45º es mejor que rodearla a velocidad normal son las situaciones en las que el jugador lanzará el mando al suelo cabreado y el que esté mirando le entrará la risa. También puede sufrir daño, y mientras que se le repara NO PUEDE MOVERSE NI DISPARAR. Y cuando una rueda se rompe ya es lo más de lo más de la risa (Pista: no). Para más información, buscad “mass effect mako” en vuestro buscador favorito.

Bromas aparte, y ya que hablamos de exploración planetaria, el apartado gráfico merece la admiración del público. Al tratarse de un juego del 2008 los gráficos no es que estén tan depurados como los de otros juegos más recientes (sobre todo mientras que cargan las texturas, que puede durar varios segundos), pero la variedad de los planetas, los ecosistemas y el colorido es impresionantísima. No soy un experto en geología, pero apostaría a que los desarrolladores han hecho hincapié en los distintos aspectos de las piedras y del relieve de los planetas para que parezca lo más realista posible. Y de las vistas de las atmósferas, del cielo y del mapa de la galaxia sobran las palabras. Extasiaos.

planeta1

En cuanto al aspecto auditivo, la banda sonora se compone mayormente de canciones minimalistas que no destacan mucho pero que acompañan bien en los escenarios, salpicada de algún que otro tema más elaborado para momentos puntuales de la historia. A mí me encanta hablar de la música en los juegos, pero en este caso no me llamó mucho la atención. Es una banda sonora adecuada, pero que de alguna forma no llega a metérsenos en el corazón del todo. En cambio, si hablamos del doblaje y de los efectos de sonido, la cosa mejora exponencialmente. Mass Effect cuenta con la colaboración de actores de doblaje con un currículum considerable como Seth Green (Joker, el piloto de la Normandía) o Ali Hillis (Liara), que también le da voz a Lightning de la trilogía Final Fantasy XIII. Mención aparte al enorme trabajo que habrán tenido que hacer los actores para grabar todas las posibles conversaciones y ramificaciones de la historia. Châpeau.

Por último me gustaría hablar del trasfondo cultural y de las referencias que se extienden hasta el último bit de Mass Effect. Después de ciertos eventos, de hablar con PNJ’s o de investigar computadoras, se añadirán datos al códice, al que se puede acceder desde el menú de pausa. Ahí encontraremos una biblioteca jugosísima sobre el contexto de la realidad alternativa expuesta en el juego: Desde los hitos de la historia de los humanos hasta el momento del juego hasta la cronología y peculiaridades de cada especie alienígena, pasando por los principios científicos y distintas técnicas de viaje interestelar y colonización de planetas, unos prinicpios que, si bien inventados del todo, suenan hasta plausibles, reales y posibles si existiese de verdad el Efecto de masa. Aparte estarán los datos de enemigos, de la sociedad en la galaxia y otros muchos datos curiosos que harán las mayores delicias de los interesados.

Y en cuanto a las referencias, mirad por ejemplo los nombres de las nebulosas del mapa de la galaxia (arriba). Desde nombres de la mitología griega (como se suele hacer en la realidad) hasta referencias a científicos y astronautas. Y también hay sistemas temáticos con nombres de demonios de La Divina Comedia (las estrellas del cúmulo Hades Gamma), ríos de la Tierra (las estrellas del Cúmulo Voyager) o incluso de utopías, entre otras muchas. También se pueden oír frases de películas de culto de boca de varios personajes o incluso hay partes de los escenarios que referencian aspectos de la cultura pop (las estatuas de Ilos parecen sacadas de Alien). No sé si ese tipo de cosas entusiasmará a los lectores, pero a mí me da la vida.

 femshep

¡Hora de las puntuaciones!

Nombre: Mass Effect
Compañía: BioWare, Electronic Arts
Fecha de Salida: 20/11/2007
Plataformas: pcps3xbox360

Jugabilidad: 8 – El sistema de juego puede resultar atípico en principio, pero engancha mucho una vez entrado en materia. Hay misiones secundarias para aburrirse, desde conversaciones hasta matar criminales, y el balance diplomacia-violencia es un soplo de aire fresco en el ámbito videojueguil. Puede que a la larga se haga corto (unas 60 h), y el Mako es infernal.

Gráficos: 7 – A pesar de que los gráficos no son de lo mejor que puede exprimir un ordenador actual o las consolas de la anterior generación, todos los escenarios, el esmero en los materiales y el diseño de personajes y ambientes están muy conseguidos y mimados. ¿Lo malo? Las texturas tardan mucho en cargar.

Música: 7 – Vuelvo a repetir lo que dije antes. Es música minimalista que si bien casa con el juego, no llega a emocionar. Se salva el admirabilísimo trabajo y la calidad de los doblajes.

Experiencia: 10 – Jugar a Mass Effect ha sido una experiencia intensísima (que le pregunten a mis amigos, con lo pesado que me puse en su momento). El trasfondo y la historia están trabajadísimos y depuradísimos, y el efecto rol es tan auténtico que te llegas a sentir el mismísimo comandante Shepard y vuelcas todos tus sentimientos en las conversaciones y elecciones. Las referencias son magníficas, y los PNJ’s son súper carismáticos. Y, cómo no, ¿quién no ha querido nunca poder explorar el universo? Aseguro que más de una vez os saltarán lágrimas al jugarlo.

Reto: 9 – Si bien es muy fácil conseguir recursos en el juego, los combates harán que te rompas la cabeza (sobre todo con los colosos geth y las fauces trilladoras). Si se quiere conseguir el efecto óptimo en las conversaciones y que ningún personaje pierda su lealtad en Shepard, hay que pensar muy bien qué opción elegir en las conversaciones, además de poder superar los obstáculos con la menor dificultad posible. También es muy difícil evitar bajas civiles. Lo que me falta son más combates épicos contra jefes (sólo hay dos, y muy monótonos).

Gratificación: 10 – ¿Qué puedo decir? Toda la cultura que se ha creado alrededor de este juego y sus continuaciones habla por sí sola. Los personajes, las referencias, el universo, los ambientes bonitos, el poder enamorarte y ver desarrollarse las relaciones con tus compañeros, las misiones de diplomacia (por fin se pueden vencer enemigos con el arte de la retórica), las respuestas ácidas del Shepard rebelde, viajar entre estrellas doblegando las leyes de la física y conocer seres extraordinarios… Hasta las volteretas del Mako te pueden arrancar una carcajada.

Lo mejor:

  • El trasfondo de todo el universo de Mass Effect, uno de los más trabajados y depurados que he tenido el placer de conocer.
  • Las casi infinitas posibilidades de juego desarrollando a tu personaje y entablando relaciones con el resto de personajes.

Lo peor:

  • Se hace corto. Las misiones de la historia son pocas (aunque MUY intensas), y las misiones secundarias suelen ser variaciones de lo mismo.
  • La exploración planetaria a la larga se hace pesada (Y el Mako, por Dios, el Mako).

NOTA FINAL: 8,5 – Creo que he hecho todo lo posible por criticar Mass Effect, comentar un poco sus pros y sus contras y poder transmitir a los lectores la avalancha de sensaciones que se me vino encima al jugarlo. Si alguno no lo ha jugado y al leer este artículo le han entrado ganas de jugarlo, aunque solo sea a una persona, consideraré que he hecho bien mi trabajo como redactor. Jugadlo. Es la única manera de disfrutar de todo lo que Mass Effect puede ofreceros.

Deja un comentario