[Review] Kamijo – Symphony of the Vampire



OMR Madrid - 24/04/2014 14:00 h

La doble escisión de Versailles no cesa en ningun momento de dar noticias en el mundillo Visual Kei de Japón.

“Louis- Enketsu no la vie en Rose” primer maxi single de Kamijo, obtuvo una gran acogida en torno a sus seguidores, y posteriormente anunció la salida de “Symphony of the Vampire” el que sería su primer mini álbum conceptual como solista.

Casi coincidiendo con el lanzamiento de “Last Moment” single de sus aún compañeros de Versailles, Jupiter, Kamijo lanza este mini album conceptual de nombre “Symphony of the Vampire”, obra que quizá en un principio pueda descolocar tras el imponente, majestuoso y rimbombante sonido a nivel de producción que exhibió en su primer single “Louis”, pero que una vez escuchado un par de veces resulta tremendamente aceptado al oído.  Kamijo no podría haber elegido una producción más adecuada para lo que plantea, la violencia de un sonido quizá algo más vintage en la parte rítmica y la grandilocuencia de unas orquestas dignas de cualquier banda sonora, una autentica delicia.

“Presto” es puro frenetismo desde el primer compás, frenesí en ese genial leit motiv principal que comandará durante la obra de principio a fin, ya que todos los temas están enlazados entre sí, patentando de tal manera la conceptualidad de esta obra, que exhibe un oscuro transfondo tal y como como su propio nombre indica, y gracias a la majestuosa y aterciopelada voz del vampiro Kamijo, esa estética que tanto le gusta portar al frontman nipón.

“Presto” marca el comienzo vertiginoso, épico y veloz del redondo, siendo la declaración de intenciones que nos hace viajar entre bailes a ritmo de veloces seis cuerdas y doble bombos incesantes, a destacar el fantástico solo de Meku (ex-Galeyd) con el cual Kamijo ha contado para el álbum y sus posteriores presentaciones en directo.

Shynia (Dir En Grey) se encarga de enlazar “Sacrifice of Allegro”, de tempo más pausado pero no falto en ritmo y ampulosidad, siendo incluso un tema más épico que el anterior a nivel de orquestas y atmosfera añadiendo condimentos mucho más contundentes, inclusive acariciando el Metal progresivo en la sección solista del tema la cual acabará por entrelazarse tras un estribillo final de forma cinematográfica, espeluznante y misteriosa con “Royal Tercet”, quizá el tema menos destacado de este “Symphony of the Vampire”.

Tema mucho más pausado y recargado en ocasiones a base de barrocas orquestas que danzan con lentitud en un tema bastante más encauzado en el Visual Kei que Kamijo desplegaba con Lareine. Su duración excesivamente corta nos hace saber que únicamente se trata de un mero trámite entre “Sacrifice of Allegro” y “Dying Table”, uno de los mejore temas de la obra donde Ikuo (Rayflower) dejael resto para demostrar el por qué ha sido elegido por el frontman nipón como bajista de su proyecto.

Se trata de un tema mucho más actual donde el vampírico cantante nos lega incluso unos potentes desgarres en su garganta aderezado con momentos guturales, no sin olvidar su aterciopelada y embelesante voz que vuelve a danzar sobre la frenética y excesivamente grave base rítmica y solista, donde esta vez la orquesta será mero acompañante, primando así los ataques de Meku y Daishi en ese genial riff que parece sacado de cualquier banda de Groove Metal que se precie.

“Sonata” se torna mucho más liviana, melódica y alegre gracias a esos violines que harán de leit motiv durante todo el tema, corte que parece sacado de la discografía de Versailles o Lareine.  Muy animado en sus cuatro minutos de duración, sin dejar caer la dinámica hasta ahora conseguida durante toda la obra, resultando ser el aperitivo perfecto para un genial solo a manos de Meku y Daishi que desembocan en un precioso segmento a guitarra acústica con el consiguiente torrente virtuoso en formato eléctrico, terminando el tema en un lamento orquestal que enlaza con “Adagio of the Future”.

 Que resulta casi mero trámite hasta el último compás de este baile sinfónico en el que Kamijo nos ha transportado a lo largo de la obra, desembocando en la vorágine final: “Throne” que se servirá del leit motiv que nos acompaña desde “Presto” rompiendo nuestros timpanos a base de un infernal doble bombo de fantástica ejecución por parte de Shynia, el cual nos transporta en este genial y ampuloso final que solo Kamijo sabría narrarnos a la perfección. Un épico estribillo y puente hacen de esta canción una verdadera delicia auditiva para todos los amantes del Metal Sinfónico y épico, destacando también la recta final del tema tras un segmento mucho más pausado y orquestal, arremetiendo de nuevo con ese torrente de velocidad bajo el genial motivo orquestal principal que terminará por subir una octava llegando al clímax en crescendo de forma explosiva entre virtuosas arremetidas.

Kamijo vuelve a demostrar que se mantiene en lo más alto a nivel compositivo y musical de Japón con este “Symphony of the Vampire” que sin duda alguna es de mayor apreciación y deleite escuchando los siete temas cronológicamente y sin saltos, resultando así una verdadera delicia auditiva.

Deja un comentario