[RetroReview] The Legend of Zelda: Majora’s Mask



OMR Madrid - 26/03/2014 14:05 h

204026dz

Nos remontamos al año 2000, época dorada de Nintendo tras dar a luz a uno de los juegos más prolíficos de su historia y posiblemente de la historia de los videojuegos: The Legend Of Zelda Ocarina Of Time, juego de sobremesa que supuso la revolución en su por aquel entonces Nintendo 64.

Majora´s Mask no fue sino la confirmación de la Saga Zelda en las consolas de sobremesa, siendo el segundo título de la franquicia en utilizar gráficos en 3D, continuando con el legado tanto cronológico como temporal de Ocarina Of Time.

Según datos oficiales, Majora´s Mask vendió más de 3 millones de copias en todo el mundo recibiendo excelentes críticas y puntuaciones, algunas incluso mayores que su predecesor con el que no pudo evitarse la comparativa, tornándose esta secuela como un juego muchísimo más oscuro, melancólico, siniestro, retorcido y triste que su anterior entrega, basándose en un sistema de tiempo de tres días en el juego (equivalente a 72 minutos de juego) el cual podía retrocederse a placer para evitar así la destrucción del mundo Termina, tierra donde transcurre la nueva aventura de Link.

¿Por qué he decidido hacer este pequeño retrogame?.

En gran parte por que fue un antes y un después en mi infancia, mi primer The Legend Of Zelda, y sin duda uno de los principales culpables de mi afición al RPG, y a esta fantástica saga.

El argumento de Majora´s Mask, aunque tira del cliché de “salva el mundo” es simplemente sublime al entrelazarlo con su jugabilidad, dificultad y modo de juego. La historia es sencilla, el héroe Hyliano de verdes ropajes bautizado como “Héroe del Tiempo”, es asaltado en mitad de los Bosques por un extraño ser que expropia al pequeño héroe de su querida Ocarina y de su fiel montura Epona, este ladronzuelo se trata de Skull Kid, ya conocido por los fans de la anterior entrega de la saga, pero esta vez no se nos presenta como un mero personaje secundario, si no como el principal antagonista de la saga.

Skull Kid como se nos relatará una vez avanza el juego posee la Máscara de Majora, un poderoso objeto en cuyo interior descansa el demonio Majora, que dota a Skull Kid de poderes inimaginables, tales como convertir al joven Link en un Deku o de, por ejemplo, tirar la luna del mundo de Termina sobre sus tierras, provocando así su apocalipsis.

Link en su forma Deku
Link en su forma Deku

A partir de ese momento empieza una carrera contrareloj de tres días en busca de la manera de evitar que Skull Kid destruya el mundo de Termina.

Skull Kid junto a Taya y Tael
Skull Kid junto a Taya y Tael.

Pasamos pues a analizar más a fondo este título:

Jugabilidad: A pesar de ser de lejos el The Legend of Zelda con más bugs hasta la fecha, jugando correctamente no suele aparecer ninguno, es más, hay bastantes formas de sacar los bugs “a posta”. Es un juego sencillo en cuanto a jugabilidad, fluido en cuanto a movimientos para la época y muy intuitivo, con o sin tutoriales.

Es un juego que al 100% mínimo ofrecerá al jugador novel unas 30 horas, y al jugador más experimentado unas 12, debido a su ingente cantidad de misiones secundarias basadas en los problemas de la vida cotidiana de la gente del mundo de Termina, donde el jugador deberá ingeniárselas para cuadrar la aventura principal con las misiones secundarias que no son si no pequeñas historias a veces entrelazadas entre sí regidas por las distintas horas dentro del juego, un sistema de juego exquisito.

Gráficos: Presenta una ligera mejora con respecto a Ocarina Of Time, con escenas de vídeo de gran calidad y apabullantes, quizá no los mejores de la época, pero muy correctos. Irradia oscuridad en cada uno de sus poros, siendo junto a Twilight Princess el juego de la Saga que más utiliza la oscuridad a su favor, y ya no solo en el apartado gráfico en sí, si no en todo el transcurso del juego en sí. Aún con estas, utiliza la mayoría de scripts de Ocarina of Time a veces ligeramente mejorados, cosa visible en personajes o mapeados, restándole puntos en este apartado

Música: Hablamos de The Legend of Zelda, y como todo buen LoZ que se precie, su música no baja del sobresaliente. Melodías pegadizas arregladas en orquesta, épica durante toda la aventura, y la más oscura de lejos de toda la Saga en los momentos donde el antagonista destaca sobre el héroe de verdes ropajes.

MajorasMaskZora
Link en su forma Zora combatiendo contra un enemigo

Experiencia: Gracias a su sistema de juego puedes observar durante los tres dias de duración in-game como van evolucionando cada uno de los personajes con respecto a las acciones del jugador sobre sus propias historias, una autentica delicia. Una historia que te mete de lleno de principio a fín, redondea uno de los mejores LoZ, avalado por miles de fans que suspiran por un remake para la nueva 3DS.

Reto: Como todo buen Zelda, goza de múltiples mazmorras con diversos puzles de variadas dificultades, en ocasiones de sobrada diferencia entre unos y otros a nivel de dificultad. Tambien posee gran cantidad de jefes y sub-jefes, con combates a veces muy divertidos (combate contra Goht) y otros excesivamente tediosos (combate contra Twinmold), y sin duda con el Final Boss más difícil de lo que llevamos de saga (al menos sin el objeto adecuado para derrotarlo).

Gratificación: Hablando desde el sentimentalismo que me otorga, he de admitir que este juego es capaz de transmitir de felicidad suprema hasta un miedo horrible. Es casi indescriptible en vocablos, siendo un juego que ha de jugarse para entenderlo. También gracias a su sistema de juego, pueden repetirse cuantas veces quieran las distintas side-quest del juego así como las principales, como los combates contra los jefes, por lo que es un juego que aunque te hayas pasado, por pura diversión, puedes volver a jugar sus momentos más especiales.

Lo mejor:

-Su sistema de juego

-Banda Sonora

-Atmosfera e historia

Lo peor:

-Duración

-Bugs

-Scripts reutilizados de OoT

Deja un comentario