Fabula Nova Crystallis – ¿El fin de una era para Final Fantasy?



OMR Madrid - 25/01/2015 13:21 h

header

Hará casi un año desde que salió al mercado Lightning Returns: Final Fantasy XIII, conclusión de la trilogía comenzada con Final Fantasy XIII y continuada con Final Fantasy XIII-2 y último reducto de un proyecto del que hoy en día pocos albergan recuerdo: Fabula Nova Crystallis. Apenas unos meses antes de la salida de sus hijos, Final Fantasy XV y Final Fantasy Type-0 HD, he querido escribir esta pequeña reflexión sobre el tema y que posiblemente nos ayude a averiguar el camino que tomará Square-Enix respecto a su serie más célebre.

Final Fantasy juega un rol muy importante en mi vida. Junto con Golden Sun, Fire Emblem y The Legend of Zelda es uno de los cuatro pilares que sostienen mi espíritu de jugador: Nunca me han decepcionado y, pase lo que pase, siempre estarán ahí, esperándome para proporcionarme muchos buenos ratos. Es muy posible que haya gente que no piense como yo, pero quería mencionarlo para constatar el punto de vista bajo el que escribo este texto.

Entre los Final Fantasies que más me han emocionado está Final Fantasy XIII (ahora la mitad de los lectores soltarán un rugido y cerrarán esta pestaña bajo el grito de Herejía!), el cual fue el pionero del proyecto Fabula Nova Crystallis.

Fabula_logo

Bajo ese latinajo se escondía un nuevo enfoque que la desarrolladora quería aplicar sobre su saga más famosa. Similar a los ya existentes proyectos Ivalice Alliance y Compilation of Final Fantasy VII, FNC prometía el nacimiento de un nuevo universo, una nueva saga de la que un grupo de episodios contarían su historia, su trasfondo y sus peculiaridades.

Dichos episodios eran, inicialmente, Final Fantasy XIII, Final Fantasy Agito (posteriormente Final Fantasy Type-0) y Final Fantasy Versus XIII (renovado y reconvertido en la continuación cardinal de la serie, Final Fantasy XV). Pero, lamentablemente o no, en este mundo nada es inmutable y hasta día de hoy, Fabula Nova Crystallis ha acabado componiéndose de los siguientes episodios: La Trilogía Final Fantasy XIII y Final Fantasy Type-0, el cual nunca salió de Japón debido a cuestiones de mercado.

De esa forma, aquí en Occidente Fabula Nova Crystallis es, de momento, sinónimo de la saga de Lightning; y está a la espera de la llegada de sus dos hijos, Final Fantasy Type-0 HD y Final Fantasy XV.

fnc

Recuerdo con claridad aquellos días. Los fans más puristas de FF estaban indignados desde Final Fantasy X: A partir de esa entrega Square-Enix parecía que daba palos de ciego, buscando una esencia para su saga que presumiblemente se esfumó con la salida de Nobuo Uematsu (el compositor de las BSOs de FF por antonomasia). Final Fantasy X-2 fue la primera secuela directa que tuvo una entrega de la serie –algo que no gustó a muchos-, Final Fantasy XI rompió con el resto al tratarse de un MMORPG, Final Fantasy XII volvió a consola pero con un lavado de cara tan radical de su jugabilidad que originó un cisma en la comunidad; los que detractaron y los que apoyaron las innovaciones y búsquedas de la tan ansiada esencia.

Por lo tanto, al anunciarse Final Fantasy XIII como comienzo de Fabula Nova Crystallis, la comunidad empezó a soñar con un renacimiento. Un nuevo proyecto tan ambicioso liderado por un FF cardinal sólo podía significar el asentamiento de la saga, parecía que los palos de ciego habían acabado y que una renovada esencia iba a formar parte del futuro de la Fantasía de Square-Enix.

El resultado no gustó a todos, como la mayoría de lectores sabrán.

xvart2

Y ahora estamos en las mismas. Muchísima gente pone esperanzas en la decimoquinta entrega de la serie; conozco a varias personas que ven el XV como un mesías, cuya llegada todo lo solucionará. Lo que parece que muchos ignoran es que a lo largo de la historia los eventos se repiten. No estamos sino en una situación parelela a la que aconteció hace cinco años con el XIII, y apostaría todo mi dinero a que otras muchas personas saldrán desencantadas con la epopeya de Noctis.

Por otra parte, como conocer el pasado ayuda a retazar el futuro, y más si hay prerrogativas de lo que va a pasar, no está de más echarle un pequeño vistazo y reflexionar un poco sobre la trilogía de Lightning. No solamente nos ayudará a encontrar pautas para comprender mejor el futuro de los Final Fantasies, sino que también hay que tener en cuenta de que la actual generación Final Fantasy acaba con ella. Como entre cada una hay un cambio abrupto (no sólo el cambio de plataforma, sino también en la manera de enfocar los juegos), que el XV pertenezca indirectamente también a Fabula Nova Crystallis puede ser que la manera de estar enfocado sea similar a la del XIII y sus continuaciones, de manera exclusiva.

En otras palabras, ¿Cuál es la esencia de la trilogía Final Fantasy XIII y cómo puede afectar al futuro de la saga? ¿Es la actual Fabula Nova Crystallis el fin de una era de evolución y desarrollo o es la fórmula que Square-Enix estaba buscando?

final-fantasy-xiii-grupal

Sin duda alguna, Final Fantasy XIII fue desde el principio un paso más seguro en la búsqueda de la que hablé antes. Dejando de lado la experimentación en sistemas de juego que caracteriza al XI, al XII e indirectamente al XIV, el XIII se caracteriza por su dinamismo. Volvió a la jugabilidad que tanta fama le dio a la serie en el pasado, pero con un giro de tuerca muy específico y característico que le otorga una dinámica especial que encanta a algunos y enerva a otros. En esta ocasión, Square-Enix quiso crear un juego más centrado en la historia que en otra cosa. Y es que el argumento tiene miga.

La tan cacareada linealidad por la que tanta gente empezó a echar pestes de este juego es precisamente una consecuencia de lo anterior. La historia de Lightning y de sus camaradas es una historia de huida hacia delante.

Todo empieza con Lightning y un grupo de gente que van a ser desterrados del mundo de donde viven por haber sido víctimas de una maldición que puede ser precaria para la sociedad. Sin entrar en más detalles, el grupo protagonista acaba escabulléndose; y después de descubrir su auténtico destino, emprenden una búsqueda de su objetivo a medida que huyen del ejército que les persigue e intentan derrocar a la mecanocracia que gobierna el seno de los humanos.

El efecto de los “pasillos”, como se suele llamar a los escenarios lineales sin casi ninguna oportunidad de exploración de un supuesto todo, es precisamente una aproximación más fiel a la historia. Todos los que hemos jugado alguna vez a algún RPG hemos explorado o hecho sidequests cuando la historia pasaba por un momento crítico, lo que es poco realista. Entretenido, sin duda, pero poco realista.

archylte

De esa forma, nos podemos meter en la piel de los protagonistas y vivir la tensión de su huida mejor que en otros RPGs. A mí me parece una estrategia excelente dadas las prerrogativas, pero entiendo que a los puristas de los FF’s de mundo abierto les haya podido molestar.

Solamente cuando se llega a cierto punto de la historia en el que Lightning y su grupo no necesita huir, sino buscar, es cuando se abre el mundo ante ellos y podremos hacer lo que queramos, lo cual tiene bastante lógica. Algo parecido se hizo también con el Final Fantasy X, puesto que solamente cuando la compañía de Tidus  no ve viable la manera tradicional de enfrentarse a Sinh es cuando el mundo se abre y podremos ir a donde queramos con el barco volador, buscando la manera adecuada.

De cualquier manera, Final Fantasy XIII tiene el toque especial que caracteriza a todos los juegos de la saga. El Nido y el Gran Paals, los mundos donde transcurre su historia, son lugares bellísimos, con una gran variedad de escenarios distintos en los que se puede encontrar los enemigos clásicos de la serie, referencias a los demás juegos y nombres y conceptos que sonarán a todos los que tenemos experiencia en ella.

ffxiii-2-cab

Final Fantasy XIII-2, en cambio, pilla un poco de sopetón a los que acabamos su predecesor con buen sabor de boca y, por lo que parece, convence más a los retractores que el XIII. Debido a que el final del XIII es en apariencia cerrado los eventos que relata este juego tienen argumentalmente poco que ver con la historia del anterior episodio. Y digo argumentalmente, porque en cuestiones de trasfondo y la mitología de Fabula Nova Crystallis es apropiado.

En la sección post-historia del XIII se nos da la oportunidad de terminar todas las misiones secundarias del Gran Paals, y entre algunas de las recompensas que se nos proporciona están fragmentos de texto que relatan un poco el pasado mitológico del mundo de Lightning. Esas leyendas son la base de todos los eventos que se originan en el XIII-2 y se resuelven en Lightning Returns: FFXIII.

Aquí no manejamos a Lightning, que se ha convertido en protectora de Etro, la moribunda diosa de la muerte y el caos y gobernante del Más Allá, sino a su hermana pequeña Serah en una curiosa aventura espacio-temporal en busca de la verdad y de la estabilización de la línea del Tiempo; alterada por el desalmado Caius Ballad.

Siguiendo con la fórmula “juego para la historia, no historia para el juego”, el mundo por el que Serah se puede mover no consiste en todo el Gran Paals y el Nido como en el XIII, sino en determinadas localizaciones puntuales de ambas regiones en distintas épocas, lo cual es un enfoque completamente nuevo y hasta cierto punto agradecido en el panorama de los juegos de rol. Es curiosísimo ver como los lugares cambian según la época en la que se visiten, desde los enemigos que los pueblan hasta el aspecto y el comportamiento de la gente.

New_Bodhum

De esa forma, podemos asegurar que se trata de un mundo semiabierto: Serah podrá visitar el lugar y época que se le antoje de las disponibles, pero siempre con la limitación de la historia: La protagonista no va a hacer turismo, tiene un objetivo en mente que no le permite estar perdiendo demasiado el tiempo en un solo lugar. También tiene disponibles más tipos de sidequests y minijuegos varios, como las anomalías temporales o el coliseo.

El combate del XIII-2 es tremendamente similar al del XIII. Ambos recuperan en parte el antiguo sistema de combate de los Final Fantasies de la segunda y tercera generación, con una barra BTC cuya capacidad hará que podamos lanzar más o menos habilidades a medida se vaya llenando; y el sistema de roles que sustituye a los oficios hace que podamos controlar las acciones de los otros miembros del grupo indirectamente.

Es un tipo de combate muy estratégico y difícil de dominar a la perfección que, visto personalmente, es uno de los puntos más fuertes de la trilogía: No varía en exceso respecto a los Final Fantasies clásicos, pero es lo suficientemente distinto como para poder ser calificado como innovador. De ahí que haya opinado antes que Final Fantasy XIII es el paso más seguro en la búsqueda de la nueva esencia.

LRFF13Header

Por último tenemos Lightning Returns: Final Fantasy XIII, al que tantos artículos le hemos dedicado aquí en OMR. Se trata del juego más desgarrador y rompedor de la trilogía, gobernado bajo un sistema de juego, combate y prerrogativas completamente nuevos y nunca antes vistos en la serie.

Aquí volvemos a tomar control de Lightning, la protagonista del XIII, en una aventura preapocalíptica y contrarreloj en la que las decisiones y la sangre fría imperan más que nunca para poder salvar el mayor número de almas posibles y prolongar la vida del mundo lo más que se pueda a medida que se va indagando y descubriendo la verdad sobre el fin de los tiempos y el futuro de la humanidad.

A mi parecer se trata del juego más intenso de los tres, tanto en jugabilidad como en trasfondo, aunque es el que más pierde el toque Final Fantasy, dado que está más concebido como conclusión de la historia de Lightning que como FF al uso. En cambio, la cantidad de guiños y referencias que LR13 hace a distintos juegos de la serie y cultura arraigada en la mente de los jugadores es considerablemente superior al de ningún otro juego que haya jugado jamás.

En la conclusión de la trilogía se acrecienta el efecto de rol, pero a la inversa que en la primera entrega: Aquí el mundo no es lineal, es increíblemente abierto, hasta el punto en que el propio jugador decide cómo continuar la historia y en el que las sidequests imperan muchísimo más, al ser la fuente de almas a salvar y la consecución de experiencia. Debido a que Lightning tendrá que apañárselas como pueda en el tiempo que le dan en lo que queda del mundo, que den tanta libertad en el sistema de juego es un efecto rol increíble.

dunas

Aunque, claro, esa es la conclusión a la que he llegado yo después de jugar pacientemente e impregnarme de todos los detallitos de esta pequeña saga. Que la decisión de cómo enfocar cada juego haya variado según la respuesta de los fans a los juegos anteriores como insisten algunos también puede ser posible, pero, sea como sea, les ha salido una jugada justificada.

Para averiguar un poco más sobre el sistema de combate y las novedades introducidas, es mejor que leáis este artículo que publicamos a mediados del año pasado.

Por último quería destacar la escena del epílogo. Después de la conclusión de la historia parece que todo ha acabado justificadamente, pero después de los créditos existe una escena de menos de dos minutos cuya carga simbólica y emocional es fortísima, no sólo para la trilogía, sino también porque parece que da una pequeña pista sobre el nuevo camino que ha tomado Square-Enix y nos hace pensar un poco sobre el significado de una historia, aunque sea ficticia.

epilogo

Después de este pequeño ejercicio de retrospectiva y análisis podemos comprobar bajo qué enfoque Square-Enix ha ideado los primeros episodios de Fabula Nova Crystallis.

Hemos visto que en estos juegos la historia lo es todo. La saga de Lightning existe por y para su historia, con la jugabilidad, el mundo y las posibilidades cincelados a partir de un argumento que es absoluto, más que en ningún otro Final Fantasy habido hasta la fecha. Ahí radica la auténtica innovación de esta generación de FF’s que está dejando paso a sus hijos, los hijos de la Fabula Nova Crystallis original.

Lo cual quiere decir, ¿seguirá Final Fantasy XV los pasos de su generación predecesora, de la que acabó separándose, y será un juego cincelado a partir de un argumento absoluto? Podría contestar afirmativamente si siguiese siendo el Final Fantasy Versus XIII original, un igual al Final Fantasy XIII, pero las muchas modificaciones que habrá debido sufrir desde su concepción como idea en el 2007 parecen cubrir esta cuestión con una niebla ciertamente espesa.

Lo mismo podría decirse para Final Fantasy Type-0 HD; pero ya que sabemos cómo es el Type-0 original (concebido para una consola portátil), todo parece indicar que será algo distinto a sus compañeros decimoterceros. Dentro de unos meses veremos.

Final-Fantasy-Type-0-1

Pero lo que es indudable es que, al parecer, si la desarrolladora no ha encontrado aún la nueva esencia que todo Final Fantasy necesita, está muy cerca de conseguirla. Aunque haya necesitado dos secuelas para alargar la generación, aunque haya ido modificando su joven Fabula Nova Crystallis a medida que pasaban los años (nada es inmutable, lo dicho), todo parece indicar que los estándares se han ido estabilizando y que se están moviendo a la par que el fluir de los acontecimientos. Al igual que una especie evoluciona, los videojuegos se adaptan a su tiempo.

De ahí pueden surgir todos estos cambios de los que he hablado. Final Fantasy ha pasado de un estado de cuasiestabilidad (sólo con algunas modificaciones fortuitas entre generaciones) a modificarse para aportar nueva frescura a la serie (a veces más afortunadamente que otras), pero una vez superados los primeros palos de ciego, parece que la última generación tiene en común su devoción hacia el argumento, lo que parece estar cerca de la nueva clave, del nuevo factor Final Fantasy. Ya sólo queda que con la segunda generación Fabula Nova Crystallis la mejore de tal forma que sea aceptada por toda la comunidad de amantes de esta increíble serie.

Al igual que Lightning en el epílogo de su último juego, tenemos delante de nosotros un horizonte límpido y diáfano, lleno de luz, de señales de estabilidad y de un renacer. Porque una serie tan icónica en el mundo del videojuego se merece volver a lo más alto.

horizonte

2 thoughts on “Fabula Nova Crystallis – ¿El fin de una era para Final Fantasy?

IcOlOsI el 12 enero, 2016 a las 20:16 dice:

Me ha encantado tu perspectiva de “devoción al argumento”, y creo que la generación XIII, Agito y XV, se enfocarán en ello, mucho más que la jugabilidad, que de por si misma, al menos en la trilogía de Lightning, es bastante innovadora. Quizá XV sea el reivindicador de la saga al llegar en una consola más potente como lo es ONE y PS4, gáficos, jugabilidad y libertad de exploración pueden ser posibles bajo un argumento como es el del transfondo de la FNC y el mundo de Gran Paals. Excelente tu análisis y ojalá los FF sigan teniendo esta mezcla entre argumento y jugabilidad que los hace grandes, a cada uno, en su singular estilo.

Caligastia el 22 marzo, 2017 a las 3:51 dice:

Excelente tu perspectiva!, estoy de acuerdo contigo en todo. Hoy después de haber jugado todos los juegos de la fabula te digo que me hubiera gustado mas si el Type-0 y XV hubieran tenido relación alguna con la saga de Lightning, que por pertenecer a la misma fabula al menos esperas una especie de secuela o spin off. Lamentablemente no fue así, de manera mínima, mejor dicho despreciable, en el Type-0 solo se mencionan algunos personajes pero en la odisea de Noctis absolutamente nada. El XV es excelente, la historia lo mejor, pero me faltó esa parte de la trilogía, LIGHTNING, de verdad esperaba alguna interacción como sea pero no fue así. Me sigo quedando con Lightning.

Deja un comentario