Entrevista a El Torres


, y
OMR Madrid - 21/11/2016 17:05 h

El torres

En FicZone 2016 tuvimos la inmensa suerte de contar con la presencia de El Torres, guionista de comics de terror y fantasía, y no perdimos nuestra oportunidad para entrevistarle. Estuvimos hablando de su nominación a la mejor obra de 2015 por el Salón del Cómic de Barcelona, que finalmente consiguió ganar junto a Jesús Alonso Iglesias, y del mercado digital. También nos contó detalles sobre su proceso creativo y su andadura en Amigo Cómics, la editorial a través de la cual publica en Estados Unidos.
Finalmente, os recordamos que podéis ver el vídeo de la entrevista al final de esta entrada o en nuestro canal de YouTube.

Estás nominado a la mejor obra del 2015 en salón del comic Barcelona por ‘El fantasma de Gaudí’ junto a otros referentes como Díaz Canales o Paco Roca. ¿Cómo te sientes al respecto? ¿Qué puedes contarnos de la obra?

Es como si de buenas a primeras apareces en primera división. Yo siempre me he considerado un guionista de historias de género y que supedito siempre la historia. Si hemos conseguido conseguido contar una buena historia y la gente cree que está bien “El fantasma de Gaudí”, pues contentísimos de que nos hayan nominado. Paco, Canales, gente como David Rubín los tiene uno como pensando que siempre van un buscando un algo más. Y uno siempre los tiene como referencia.

¿Cómo ves el mercado del cómic digital tanto en España (inexsistente) como en Estados Unidos? ¿Le ves un buen futuro?

Siempre se habla del mundo digital como “El futuro, el futuro…” y no, yo creo que ya está ahí, es el presente. Y nos estamos abordando a él de una manera muy lenta y no muy efectiva. En Estados Unidos sí, incluso podríamos decir que ya ha habido una ‘guerra de formatos’, como por ejemplo en su día el VHS y el Betamax. Ahora se ha impuesto ComiXology, como la gran distribuidora de cómics digitales y todas las grandes empresas de cómics los distribuyen a través de ellos. Aunque tu veas su plataforma usan el sistema de ComiXology. Está imponiéndose poco a poco, está creando su plataforma en Europa y de hecho hace no mucho fue adquirida por Amazon.

Sin embargo, lo que se ha hecho hasta ahora es trasladar la grapa al medio digital, no ha llegado esa persona, ese genio que aparece de cuando en cuando que utilice los recursos narrativos que pueda ofrecer lo digital y sacarles partido. Hay intentos, cosas que ves muy curiosas en webs que combinan gifs y cosas, pero no creo que la cosa vaya por ahí, no creo que deba ser una “animación para pobres”. Creo que será algo completamente distinto y que la manera de leer será totalmente distinta. El lenguaje del tebeo seguirá ahí, por que si no sería otra cosa totalmente distinta.

Desde el punto de vista más comercial, en España el público digital está muy mal acostumbrado, cree que todo debe ser gratuito y no lo es. No lo es por que detrás hay gente que trabaja y que es su sustento.

¿Igual en ese sentido sería mejor el modelo de Spotify o Netflix de suscripción mensual? En el que sea la empresa como intermediaro que pague al autor.

Es una opción. De todas maneras, es que el mercado audiovisual, por ejemplo el de la música, ingresa mucho mucho más, no tanto al nivel de autor, por que hay autores que ganan una miseria. Pero tú estás trabajando, conduciendo estudiando y puedes tener esa música de fondo, pero leyendo un tebeo no.

Si tienes que dedicar tu tiempo y al ser lectura tienes que aislarte, por lo que la gente que buscará ese contenido es mucho menor.

A grandes empresas como Marvel que tienen un fondo brutal, tienen ese sistema en el que pagas y tienes acceso a todo. ¿Que hay una historia que te gusta? te la compras en tomo, es lo que está ocurriendo. El auge del papal va hacía esa dirección. Pero a los autores independientes ese sistema no nos funciona nada bien.

Puede que para darte a conocer pero no para vivir

Eso es, hay gente que del webcómic ha saltado a otros medios pero para el autor indepediente, ni de coña. Todavía tenemos que buscar la forma.

Ayer hablaste de que el proceso de publicar comics por tu cuenta es mucho más complicado y tiene muchas etapas que tienen poco o nada que ver con el proceso creativo. ¿Cuál te parece sin duda la peor?

La contabilidad, por supuesto. No sólo la más aburrida, sino la más deprimente. Dices “Madre mía no me compensa”.

Hay mucha burocracia, mucha traba burocrática. Curiosamente no de la parte de Estados Unidos si no aquí en España. Son zancadillas por todos lados, parece que entras como criminal directamente, está muy mal distribuido y planetado ese sistema y no parece que vayan con mucha idea de cambiarlo. Así que cuando tu objetivo y tu obra está orientada al extranjero qué haces, pues te acabas yendo.

Muchas de tus obras tienen una estructura casi idéntica, 1º número introducción, 2º y 3º desarrollo y 4º desenlace. ¿Es una especie de sello personal? ¿Empezó en Zombies por el recorte de la editorial de 6 a 4 numeros?

Me gusta que las historias empiecen y terminen, aunque luego puedas recuperar personajes y tal o incluso las obras que tengo más largas como bribones y demás me gusta que la persona se lleve una sensación de conclusión, que quede ahí. De esta forma puedes ayudar a lectores no habituales a aproximarse al tebeo. Hay mucha gente que se aproxima, por ejemplo, a “El bosque de los suicidas” por que les llama la atención la historia, o a “El velo” por ser de terror y luego repiten. Repiten con otros tebeos, ¿Por qué? porque tienen esa sensación de que ha terminado. A una persona que no lee cómics habitualmente le llega el tomo 1 y el tomo 2 le llega dentro de tres años, pues no…

Incluso una serie abierta en la que no saben por donde meterse.

Sí, o número 484 de los vengadores, ¿No? “Este año el capitán tal se pelea…” y dices, bueno estos personajes quienes son, no pillo las relaciones… Por eso a mí me gustaban los Marvel antiguos de los años 60, que tenían las páginas introductorias: “En el edificio Baxter, los 4 fantasticos se encuentran”, “La Cosa con su increíble fuerza y amargura está haciendo que Johnny Storm con sus poderes ingífugos…” y te presentaban a los personajes, sus relaciones y los poderes.

Claro, para el lector habitual era repetitivo, pero para el resto era “Ah, estos personajes hacen esto”. Hoy en día eso se ha perdido, se hacen para el lector que sólo lee ese tipo de cómics y conoce su historia. Quizás no esté bien, Kirby y Lee tenían cosas geniales. A lo mejor era lo típico, el Capitán América estaba entrenándose y llegaba Ojo de Halcón y le decía “Estás viejo y caduco, Capitán América” o cuando estaban los 4 fantásticos y la Antorcha Humana le hace un broma pesada… No era contar una chorrada en 4 o 5 páginas, es que ya sabías los poderes. Claremont y Byrne también lo hacían mucho en “La Patrulla X”, “Ciudado con tus garras de acero irrompible” y quedaba muy claro. Era otra época, otra forma de plantear las cosas. Claro, yo soy de esa época y para mi gusto va a estar mucho mejor aquello. Igual para un lector habitual de hoy en día puede que no, aunque los lectores de cómics hoy son casi todos de 30 para arriba, así que cuando se ha perdido ese segmento y ellos siguen buscándolo, puedes explicarte el auge de editoriales independientes como Image y demás.

Entonces, me gusta hacer obras que queden terminadas para hacerlas accesibles a mucho público. Me dicen que es muy cinematográfica, bueno, yo hago tebeos, aunque puede ser verdad que es el planetamiento que puede tener una película.

A principios de año en Cinemanía publicaron una entrevista, que se extendió mucho por Internet, cuyo tema principal era como dos de tus cómics habían sido copiados por grandes productoras americanas para hacer películas. ¿Cómo ves el tema unos meses más tarde?

El momento de la entrevista fue una tarde que te levantas y fue como “Paf, paf”, ya había oído campanadas y piensas… Hombre, es posible que sea completamente distinto por que realmente han salido más películas sobre “El bosque de los Suicidas” y temas similares y están contados de manera completamente distinta. Cuando me llegó la entreviste dije “¿Qué ha pasado aquí?, ¿Qué ocurre?”. ¿Cómo reaccionas, no?

En el caso de “El velo”, pudimos ver la película por que pasó directamente a vídeo bajo demanda y no se parece realmente. Sí, se parece el nombre, se parece el concepto, pero es un concepto que se le podía ocurrir a alguna otra persona del mundo. Así que no hay donde rascar realmente, aunque se hayan leído el tebeo y haya dicho “vamos a hacer este tipo de historia”, lo han hecho de tal manera que no se parece en nada.

En “El bosque de los Suicidas” sí veíamos, sobretodo la puntilla, que el nombre en español es que es exactamente igual. La cuestión es que aunque nos pusimos en contacto en plan “Oye, mandadnos una copia, a ver que pasa aquí” la respuesta de Sony, que es quien la trae aquí a España, fue “Si alzáis más la voz os vamos a dar” y tal.

La cuestión es que en este tipo de cosas es muy difícil demostrar intención de plagio o que ha habido… es que es un tratamiento. En el caso del cómic, es una pareja que se separa, en la película son dos hermanas que tienen una relación tensa. En el cómic es una guardabosques, en la peli un guardabosques, en el cómic los personajes mueren de esta deterinada manera (1,2,3), en la película de esta manera (3,2,1). Pero es que el sitio existe de verdad y el lugar inspira ese tipo de historia y son lugares comunes del terror.

No creemos tampoco que la editorial que publicó en Estados Unidos quiera meterse en camisas de once varas. Y luego claro, te pueden pedir una caución y tú no tienes cuatro millones de dólares para responder en caso de que el juez responda que no ha habido plagio. Está un poco crudo y en el aire.

Hay mucha división en las redes también, hay quienes dicen “Oye, se parece la historia pero creo que ha sido casualidad” y otros que “Es que he visto viñetas que son calcadas”. Claro, son lenguajes diferentes y queda todo muy vago y en el aire.

Pero te enteras que en Hollywood el plagio está a la orden del día, me entero de casos de guiones y tal, por que te escribe mucha gente, te manda información sobre casos… Es muy muy común.

¿Te digo la verdad? A mí hasta me entraban dudas. Puede ser que haya sido casualidad.

Respecto a “El bosque de los Suicidas”, el proceso de documentación debió ser muy laborioso por ser el su totalidad una referencia a la cultural espiritual japonesa. ¿Podrías contarnos como fue en ese caso concreto y como es tu documentación en general?

Es mi parte favorita cuando voy a escribir, siempre me paso un montón de tiempo documentándome. A veces para saltártela a la torera, ¿no?. Con “tambores” sobre Santería me documente eso, para saltármela a la torera. Pero siempre he sido de la opinión de que si haces trampas, que sepas donde las estás haciendo.

En el caso de “El bosque de los Suicidas”, a mí siempre me ha gustado mucho, incluso antes de esta explosión del manga, la cultura japonesa, sobre todo la historia, más que la cultura pop. Es más, en el año noventa y poco estuve estudiando japonés, tenía hasta tercero, aunque ya se me ha olvidado todo.

No conocía la existencia del bosque hasta que una amiga japonesa me habló de él, y fue como “Ostras, aquí hay una historia a la voz de ya”. Empiezas a buscar, te documentas, no hay mucho material escrito excepto dos o tres novelas, luego te das cuenta que es algo que no les gusta que se hable de ello. Si vives allí, en uno de los pueblos cercanos no te gusta que la gente conozca tu pueblo por que se mata allí un motón de peña, porque hace efecto llamada.

Poco a poco vas sacando información y curiosamente cuando salió el cómic mucha gente nos escribía diciendo “Oye como no has metido esto o lo otro”. A pesar de todo, lo que me gustaba era presentar el personaje de Alan, ese occidental que aunque sabe hablar japonés, lo soltamos allí y sigue siendo extranjero, y luego tienes a Ryoko que es el ancla con el Japón antiguo, que era complicado. Estuvimos dudando en hacerla sintoísta o hacerla budista y dijimos, vamos a hacerla sintoísta que es todavía más anclado. Luego buscamos las oraciones que dicen y ese tipo de cosas, curiosamente encontramos más cosas en bibliotecas que en internet y al final pudimos encontrar un par de libros en inglés que tenían transcripciones de oraciones y las adaptamos.

Fue muy curioso porque tiene piruetas narrativas como paralelismos, buscamos que tuviera un ritmo muy monótono tiene una parrilla de 6 viñetas, como de tambor estaico “pum, pum, pum” y después de repente “pumpumpumpum” muy seguido y acabar con un gran “pum”.

También hemos querido jugar con el estilo de película de terror actual japonesa en el que los personajes se mueven muy lento. Hay una escena en la que hay un hombre atado a una cama y dijimos: vamos a hacer que se abra la puerta muy despacio.

En ‘StraitJacket’ hace acto de presencia un demente Raúl Cimas. ¿Cómo surgió la idea?

A Raúl Cimas le conocí en Animacomic gracias a la organizadora y nos caímos bien, estuvimos de cachondeo y tal. Le dije que iba a sacar un cómic de terror dentro de poco y me dijo “Si quieres me sacas”, respondí “Encantadísimo, pero, ¿De verdad quieres que te saque?” “Sí, sí” y sale tal cual, con su nombre y todo. Después le envié las páginas y él estaba encantado.

Además es una persona con una mente que le interesa mucho las raíces del humor y qué resortes mueve y no solo de la risa fácil. Es de hacerte pensar, de los recursos en la personalidad, de lo que hay detrás y es fascinante cuando empieza a hablar de esos temas. No es un cómico básico, piensa muchísimo.

Fue un gustazo la verdad, el personaje iba a salir con un cara u otra y permitirte hacer eso con la cara de Raúl Cimas ha sido genial. El público americano no lo conoce, pero cuando salga en España, supongo que el año que viene seguro que será una guasa.

Hemos leído varias de tus obras directamente en inglés y el vocabulario para situaciones concretas y jergas usadas son exageradamente precisas., lo cual es realmente genial para la atmósfera del cómic si están ambientados en EEUU. ¿Ese dominio viene de la necesidad de publicar allí o es más por hobby? ¿Prefieres escribir en español o en inglés?

Prefiero en inglés curiosamente, es un idioma que para el diálogo permite unas réplicas y contraréplicas muy ágiles que cuando me traduzco a mi mismo en español me cuesta. Cuando escribo en español directamente tiendo a verborrear demasiado, te habrás dado cuenta que hablo un montón, pues en “El fantasma de Gaudí” tenía cortar por que decía “Los personajes están verborreando un montón”. Y como es cómic de terror, o en el caso de Bribones, comedia, el inglés te permite ser muy breve e ir muy al grano.

Sí, con muchas abrevaciones y phrasal verbs.

Exactamente, y permite que los personajes den mucha impresión de naturalidad. Eso tienes que investigar, necesitas ayuda de un editor. Ahí es donde entra la diferencia entre el Publisher, el tío que te publica, y el editor, el tóo que dice: “aquí has usado cosas que no están bien”, te corrige muchísimo, con tema de jergas y demás.

Curiosamente con jergas se escribe todo mucho más rápido, si tuviera que escribir en perfecto inglés británico me costaría muchísimo. El americano como te permite incluso de buenas a primeras meter palabras en castellano y meter cosas así… genial.

“Unleash” es una durísima historia sobre la violación de una joven y su venganza, ¿Cómo ha sido la experiencia de adaptar un guión de cine a un cómic?

Ya venía desyunado con “Hoy me ha pasado algo muy bestia”, la novela de Daniel Estorach en la que me dieron mucha manga ancha, en Unleash también me han dado mucha manga ancha. Estaba mucho más tranquilo por ser una segunda vez, si hubiera sido al principio me habría margado bastante pensando “Ésto tiene que ser más literal” o “A ver como voy a condensar toda la película”.

La película de Unleash está en proceso de producción ahora y el tebeo básicamente es un apoyo. Cuenta la misma historia que en la peli y sirve de apoyo la productora para decir: “mirad, aquí está el cómic”. Y ha despertado mucho interés, de Amigo Cómics creo que es de lo que más ha vendido. La verdad, no me está costando mucho, Jennifer van Gessel tiene un estilo de estructura muy parecido al mío y me ayuda mucho eso. Mete muchísimos diálogos y los originales son geniales porque tiene muchas cosas tipo Tarantino, como cuando los personajes empiezan a hablar de cosas de cultura y referencias, y cuando llegué a esas partes tuve que cortar con todo el dolor de mi corazón por que si no me iba a poner en 50 páginas.

Podríamos decir que ha sido muy natural.

Sí, me ha gustado mucho, aunque he tenido que cambiar cosas aquí y allá por que son lenguajes muy distintos.

¿Qué consejos darías a futuros guionistas de cómic que quieran publicar? Ya sea aquí o en Estados Unidos.

Que busquen un buen dibujante (risas). Eso lo primero. El guionista lo tiene muy difícil por que llega un editor a revisar carpetas y un dibujante fácilmente puede mostrar su trabajo sea malo o bueno. Le pueden dan consejos para orientarlo o pueden decirle “Oye eres muy bueno, a ver qué tal te mueves por aquí…”.

Como guionista no puedes llegar con un guión de 40 o 50 páginas y decir “¡Léetelo que es muy bueno!”, el editor no tiene tiempo para eso. Tampoco puedes llegar y decir “Tengo una idea cojonuda para esta historia”. ¿Cómo lo demuestras? Lo demuestras haciendo tebeos. Empieza a escribir, empieza a producir. Busca dibujantes, no importa si no conocidos o tienen mucha ilusión pero no están muy definidos, ya se depurará. Lo importante es que empieces a escribir y te des cuenta que si quieres guionizar tienes que leer muchos tebeos, pero sin cerrarte en banda, también leer novela, contaminarte de la cultura que te rodea y sobre todo de la corriente de hoy día.

La gente, me he dado cuenta con el comic de ElRubius, que me decían “Te has denigrado, te has vendido”, pero me he dado cuenta que la gente lee cómics y el lenguaje no le resulta alienígena. Pero no les estamos contando lo que quieren escuchar a veces, nos encerramos en lo que desde el podio de la cultura decimos y a veces no es eso. Si queremos hacer algo popular tenemos que dar algo popular. Obviamente, si no quieres hacer algo popular eres tú el que dicta, quiero esto, voy a hacer esto y veces consigues que eso sea popular. Sin embargo, si quieres hacer algo que lea todo el mundo, tienes que ver qué es lo que quiere la gente. Si eres guionista contamínate de todo lo que haya, poco a poco encontrarás tu estilo y, sobre todo eso, produce tebeos. Al final lo que van a ver esos editores que te van a dar de comer en un futuro es que tengas tebeos hechos. Y si eres buen guionista tu guión puede brillar por encima de un mal dibujo.

Finalmente, hablanos de tus guionistas de referencia.

Uf, hay un montón. Siempre estará Moore, es el tío que demostró que se puede hacer algo distinto, la necesidad de documentarse, que el guionista también importa y que sus guiones se pueden leer a tantísimos niveles que es desbordante.

En literatura me gusta mucho Javier Reverte, un escritor conocido por su literatura de viajes pero tiene una vena poética tan fuerte que es conmovedora, es un escritor que me fascina. El otro Reverte también, tiene esa corriente mítica épica que no ha existido nunca, tan potente que mola muchísimo. Luego en otro tipo de audiovisuales, John Carpenter siempre me ha fascinado muchísimo, pues cuenta las historias que a mí me mola contar. Tios durísimos y supervivientes e historias de terror… Dos películas suyas brutales de buenas, aparte de las de coña como Golpe en la Pequeña China, que me parece divertidísima, son Escape de Los Ángeles y Escape de Nueva York. La Cosa es la gran película de terror de los 80 y En la boca del miedo que es la película de Lovecraft sin Lovecraft y de Stephen King sin Stephen King. Me gusta mucho, es brillante.

Pues esto es todo, muchísimas gracias por la entrevista.

De nada, muchas gracias a vosotros.

Deja un comentario