[Crónica] Festival del Manga de Getxo 2016



OMR País Vasco - 20/11/2016 14:37 h

Han sido interesantes los cambios que ha sufrido este evento desde 2009; cómo dos eventos en dos recintos diferentes se terminaban unificando y posteriormente se volvían a separar para reivindicar la naturaleza de cada uno: Manga por un lado y Cómic por el otro. El público por lo menos lo agradece. Pero más allá de los formalismos, Getxo siempre se ha decantado por un favorito, el veterano Salón del Cómic, dejándoles muy difíciles a los aficionados del manga afianzar su lealtad a este evento. Cada año, desde que empezó mi asistencia a este tipo de eventos, he visto como poco a poco el ahora Festival se ha tenido que abrir paso entre un mar de dificultades y peros que no han conseguido más que deteriorarlo. Es triste, desde luego, porque el esfuerzo no se ve recompensado y mucho menos plasmado en los resultados.

Con invitados cada vez más interesantes, más actuales y reconocibles, el Festival bate récords o al menos los batía ya que su asistencia se ha visto disminuida –en números no lo sé pero a simple vista se notaba en el espacio de la carpa. Novedades tecnológicas, realidad virtual, repostería, restaurante, zona artística… y sin embargo parece que nunca es suficiente, porque lo que llenan por un lado se ve recordado por otro; sin ir más lejos el precio de las entradas. ¿Cómo es posible que un evento con un artista internacional, concursos de videojuegos y talleres para todos los públicos sólo logre llenar el aforo cuando es el concurso de Cosplay?

Y repito, es triste y a mí me da pena como el evento que despertó mi ilusión por el mundo manga se haya visto afectado de esta manera. Quizás sea difícil innovar en este mundo. Quizás el público se haya vuelto más simple. No lo sé. Pero esto ya no es lo que era. Y, sin embargo, parece que lo clásico es lo que vende entradas. Los invitados nunca han tenido importancia en Getxo, y se nota.

Entonces, a estas alturas ¿qué hacemos? Porque recalco que este evento lo hace un grupo de personas que no hacen más que nadar contra corriente. Que lo hacen sin ningún beneficio a cambio y que durante meses se dejan los cuernos para hacer un buen evento o intentarlo. Yo solo puedo brindarles mi apoyo, mis ganas de seguir luchando por algo que siga mereciendo la pena y estas palabras agridulces que tratan de decirles que algo no va bien y que ellos no tienen la culpa.

Desde mi punto de vista, como blogguera y periodista, el evento no fue tan mal. Es cierto, ha tenido años mejores, años insuperables que solo pueden resumirse en “Asi sí, joer”, pero volviendo a este año, a esta segunda edición, solo puedo decir que los invitados han sido fantásticos, que las personas que han realizado las charlas han sido interesantísimas y que en conjunto ha sido aceptable. En resumidas cuentas, espero que el año que viene sea más y mejor.

7-zona-de-talleres

Deja un comentario