2017: Animes con diferencia – Made in Abyss



OMR Madrid - 22/12/2017 18:34 h

Una actividad bastante común entre la gente nostálgica es, antes del fin de cada año, recapitular todos los logros y hechos notables acaecidos en su vida durante los doce meses anteriores. Como 2017 está acabando, he querido hacer algo parecido para esta web, a fin de conmemorar todos los buenos ratos que nos ha proporcionado el anime este año. Cada viernes de este mes publicaremos una reseña de uno de los animes más especiales de 2017. La única condición que éstos tienen que cumplir es que han de incorporar algo diferenciador, da igual en qué sentido, que los haga únicos e inolvidables para quien los vea. En otras palabras, que ofrezcan algo que merezca la pena ser recordado.

Made in Abyss – La importancia del trasfondo

Temporada: Verano 2017 | Estudio: Kinema Citrus

Sinopsis: El Abismo es el último lugar inexplorado hasta la fecha. Este colosal cráter de centenas de metros de diámetro y profundidad aún desconocida clama la presencia de un sinnúmero de aventureros que descansan en la ciudad circular de Orth, en su borde. Los exploradores más intrépidos son los elegidos para descenderlo y regresar con portentosos descubrimientos en una tarea extenuadora. Y solamente los más locos y valientes sienten la seductora llamada de la bajada hasta los niveles más profundos del Abismo, en un viaje con altas probabilidades de ser solo de ida. De esta última casta es Lyza la Aniquiladora, considerada heroína en Orth, a la que no se le ha vuelto a ver desde el nacimiento de su hija Riko. Ésta, deseando seguir los pasos de su madre, ha decidido convertirse en una pionera y desentrañar los secretos del fondo del Abismo.

Made in Abyss ha sido, bajo mi punto de vista, EL FENÓMENO con mayúsculas de este año. Un fenómeno que incluso me sorprende más que el que ha protagonizado Tsuki ga Kirei (véase la reseña correspondiente). Supongo que si los lectores están, como yo, sumidos en el mundo de las temporadas de anime, sabrán a lo que me refiero. Este anime de aventuras y fantasía, producido por un estudio relativamente reciente y humilde, se ha metido prácticamente a medio planeta en su bolsillo desde su primer episodio. Puede que esta expresión sea una exageración, pero sí que es cierto que la inmensa mayoría de los entusiastas del anime han batido palmas con Made in Abyss.

Y para muestra, un botón. Los números no mienten. A la hora de publicar esta reseña, Made in Abyss está en el puesto 18 de mejores puntuaciones de toda myanimelist, con un flamante 8.92 de nota media.

Indudablemente ha sido un anime que ha calado y que posiblemente permanezca como referente los próximos años. Made in Abyss tiene decenas de razones para ello. Sabe qué suele gustar al público y se lo da: una historia truculenta, una progresión cada vez más turbia, oscura y escabrosa (de manera acertadamente similar a lo que ocurre cuando uno se va adentrando en un abismo), espejismos, sorprendentes revelaciones y unos protagonistas fácilmente discernibles de personalidades claras y definidas, por citar algunos recursos de los que hace gala. En ese sentido la realización de este anime es francamente honesta, y a esto se le suma un buen presupuesto a fin de conseguir un producto final técnicamente sin tacha.

Yendo más allá de lo mencionado, llama poderosamente la atención que todo este fenómeno fan ya haya surgido incluso durante la emisión del primer capítulo. Normalmente hacen falta un par de episodios para que el público se sumerja en el mundo presentado, conozca los personajes y ate lazos con la ficción, sobre todo si no se trata de una de las series más famosas o esperadas. Y además, las ocasiones en las que se han manifestado una respuesta y fidelidad hacia la obra de tal magnitud como las que se han demostrado aquí no son precisamente muchas.

A raíz de ello, cabría preguntarse lo siguiente: ¿Qué es lo que tiene Made in Abyss? ¿Cómo ha pasado una adaptación de un manga relativamente poco leído de ser nada a todo en, literalmente, un simple instante?

Podrían especularse ciertos paralelismos con otros fenómenos de gran clamor de tiempos recientes, como Shingeki no Kyôjin y su salida en el momento y lugar adecuados, aunque personalmente casi me recuerda más al caso de RE:Zero (obviando el hecho de que con esta última el fenómeno no fue tan precoz). De todas formas, las circunstancias nunca han sido exactamente iguales pese a ciertos parecidos formales entre las tres series mencionadas. Además, tampoco creo que se pueda equiparar el caso de Made in Abyss con cualquier otro. Sobre todo porque soy de la opinión de que el origen de toda esta respuesta fanática, aunque sea indirectamente, se debe a la que sostengo que es la mayor bondad de la obra: su soberbia construcción del trasfondo.

Efectivamente, es algo que no se puede ver todos los días en el sector. La elaboración de un trasfondo es algo que requiere mucho trabajo intelectual y por ello en la mayoría de series de una temporada (o incluso de más) se suelen dar unas breves pero suficientes pinceladas para situar la acción, ya que generalmente no tiende a merecer mucho la pena. Made in Abyss sin embargo abandona la corriente común, y no solamente muestra un trasfondo fantástico único y atrayente, sino también una construcción recia del mismo. Y es algo que a mi parecer es extremadamente importante y enriquecedor en las historias de fantasía, donde no se puede prever ni asumir nada de antemano sobre su situación.

Esta construcción es un ejercicio estrechamente ligado a la progresión argumental, por lo que consecuentemente se va realizando paulatinamente a lo largo de todo el anime. Cualquier revelación sobre el trasfondo de Made in Abyss es crucial para comprender la trama, de manera que se trata de una razón más para una construcción meticulosa. Idénticamente, ya desde el primer capítulo se van soltando retazos sobre el trasfondo a medida que se inicia la historia. El espectador, pese a no conocer todavía mucho sobre el anime en ese momento, percibe ya pistas de la sólida base que sostiene el complejo lore-argumento; y a partir de esos momentos, cuando el mundo y su historia empiezan a darse a conocer, es cuando surgen la curiosidad, el interés y el enganche que dan lugar al ya mencionado fenómeno fan de Made in Abyss.

El interés inicial se refuerza además gracias a cierta peculiaridad de la mente humana: la atracción por lo desconocido. Ozzy Osbourne decía que a la hora de fundar Black Sabbath sabía que la gente era capaz de pagar por sentir miedo. Seguro que muchos lectores se habrán dado cuenta en algún momento de sus vidas de que lo tenebroso e ignoto puede llegar a provocar intensos sentimientos de fascinación, y el mundo en el que se ambienta Made in Abyss es muy propicio a llegar a esos extremos. No hay que mirar más allá de la sinopsis para darse cuenta de ello.

Quedan entonces claras las premisas del trasfondo de este anime: solidez y consistencia (se define una fantasía detallada, creíble y cohesionada), presencia (la construcción del lore es relevante y decisiva en la trama) y fascinación (el mundo del Abismo juega con el desconocimiento y el miedo). Los detalles y el “jugo” del mismo van administrándose al público en pequeñas pero suculentas cantidades a lo largo todos los episodios, tanto utilizando sugerencias visuales como explicaciones por parte de diversos personajes. Y siempre se tienen en cuenta las bases enunciadas arriba.

Ya entrando a una descripción más concreta de esos detalles únicos de Made in Abyss, lo que más llama la atención desde un primer vistazo es que esta ficción se sitúa en un mundo vertical. La exploración espacial del trasfondo no tiene tanto que ver con la lejanía como con la profundidad. En los primeros capítulos, pese a no mostrar el Abismo directamente, ya se van dando ciertas pistas visuales: existen escaleras y ascensores por doquier en la ciudad de Orth, globos de aire caliente para facilitar ascensiones y envíos de correos y botines, e incluso en el aula donde los protagonistas asisten a clase los pupitres están anclados a la pared. Queda claro que los personajes desde pequeños están acostumbrados a desenvolverse en la verticalidad, formando una cultura completamente distinta a la del resto del planeta.

En consecuencia, al formar parte de una cultura única, sus costumbres, tradiciones y jerarquías son completamente distintivas. En Orth, siendo una sociedad de exploradores y mercenarios, se veneran y se respetan los Silbatos, los integrantes del gremio de espeleólogos, como benefactores y héroes locales. Su rango e importancia viene dada por el color del silbato de auxilio que llevan siempre al cuello: empezando con los aprendices Rojos y llegando hasta los experimentados Negros. Más allá de éstos existen los Silbatos Blancos, que son contemplados por la gente común como personajes legendarios capaces de hazañas sobrehumanas. El hecho de que estén fuera de la jerarquía del gremio incide además en su ausencia casi permanente del hogar y en que, como se aprecia a medida que avanza el anime, todos actúan bajo su propio sentido del bien y el mal, muchas veces retorcido debido a su aislamiento y la consciencia de su superioridad. Esto les convierte en personajes muy oscuros y desconcertantes. Lyza, la madre de la protagonista Riko, pertenece a este último grupo.

El contacto permanente con el Abismo no solamente pervierte las personalidades de los Silbatos que hacen largas estancias en su interior, sino que afecta también en menor medida a los ciudadanos en la superficie. La sociedad de Orth venera al propio Abismo como si fuese una deidad atávica, y posee su propia filosofía y metafísica referente a la irresistible voluntad del mismo. Como se ve, no solo los espectadores se sienten fascinados por lo desconocido y oscuro. Durante toda la serie se conocen varios personajes que hablan e interactúan con el Abismo como temerosos de su Dios, e incluso dentro de él se desentierran cadáveres en postura implorante hacia el centro del mismo en muchas ocasiones.

La fantasía mostrada en este anime justifica en buena medida la condición natural del Abismo. Se trata de un cráter de origen desconocido, de una profundidad mínima de 20 km, y hogar de de un campo de fuerza que lo recorre de arriba abajo y que arrastra la luz solar, aire y nutrientes. Es este campo el que enloquece a los exploradores y les daña física y anímicamente si intentan ir en su contra practicando la ascensión. Se ha clasificado el sistema abisal por capas, según el entorno natural reinante en cada una y los efectos psicofísicos de la ascensión que acaecen en ella. Éstos pueden producir desde mareos y náuseas hasta la pérdida de la cordura o incluso la muerte en los niveles más profundos.

Un entorno tan amenazante y oscuro no es la única causa de la fascinación de los orthianos por el Abismo. Aquí también entra otro defecto humano en juego: la codicia. A lo largo y ancho de todo el sistema pueden encontrarse ruinas de civilizaciones perdidas que ocultan numerosas y valiosísimas reliquias, que los exploradores recuperan y analizan en la ciudad. De esa manera se confirma la fundación de Orth como una sociedad no solo de exploradores, sino de incursores y mercenarios.

Las reliquias toman forma de artefactos mecánicos con múltiples usos. Entre ellas se encuentra el coprotagonista Reg, un ser humano artificial con aspecto de niño que encuentra la protagonista Riko. Al notar su procedencia del fondo del Abismo, los instintos de la chica se disparan, y decide comenzar el descenso junto a él, esperando descubrir los secretos abisales y reencontrarse con su madre al final de una peligrosa aventura.

El visionado de Made in Abyss es muy parecido a descender a las entrañas de la tierra. La trama y el trasfondo se van oscureciendo cada vez más a medida que avanzan, y la incertidumbre y curiosidad por lo desconocido provocan fuertes fascinaciones en el público por este anime. Se trata de una fantasía que da una imagen inicial de claridad y calidez, pero su auténtica esencia se percibe como tenebrosa y retorcida una vez que se descubre. Constantemente hay una sensación de inquietud detrás de la fachada de Made in Abyss, que convierten al Abismo en una especie de infierno dantesco. A cada uno podrán gustarle más o menos las historias oscuras y el dolor, pero todos reconocerán que este anime ofrece un trasfondo condenadamente bien elaborado. Y esto es lo más importante a la hora de relatar una historia fantástica de buena calidad.

Deja un comentario